Las dietas no funcionan, así que hablemos de qué hacer en su lugar… aquí tienes 14 consejos de un entrenador de salud sobre cómo perder peso sin hacer dieta.

Todo el mundo quiere perder peso sin hacer dieta, ¿verdad? Suena como un sueño hecho realidad… pero en realidad es probablemente la mejor manera de perder peso porque las dietas NO funcionan. Si funcionaran, nadie lucharía contra su peso y no se publicarían montones de libros de dietas año tras año.

En este punto de mi viaje de bienestar y mi práctica de coaching de salud he llegado a la conclusión de que las dietas, con estrictos planes de comidas y reglas sobre «alimentos buenos» y «alimentos malos», no funcionan. Promueve la restricción, conduce a la privación y al infame ciclo de atracones de dieta.

¿Cómo se puede perder peso sin hacer dieta?

Eso es lo que voy a discutir hoy.

Antes de empezar con los consejos quiero aclarar una cosa. Con este artículo no estoy diciendo que puedas o debas perder peso comiendo comida basura. Alimentar tu cuerpo con alimentos nutritivos e integrales es muy diferente a hacer dieta y, como ya sabes, ¡me encantan los alimentos saludables! El punto principal que quiero transmitir es que si eres consciente, hay otras maneras de perder peso que no requieren seguir una dieta específica, el seguimiento de calorías y / o macros, contar puntos o restringir. Bien, ahora que ya me he desahogado, vamos con mis mejores consejos.

Desvía la atención de la comida: Cuando estás a dieta o intentando perder peso desesperadamente, parece que tu mundo gira en torno a la comida y es en lo único que piensas. Qué alimentos puedes tomar, qué alimentos no puedes tomar, cuántas calorías estás consumiendo, qué podrás comer en el restaurante al que vas y a qué hora será tu próxima comida, etc? En cierto modo, se apodera de tu vida. Deja de lado este enfoque y céntrate en otros hábitos saludables como dormir lo suficiente, beber suficiente agua, tomar tus vitaminas diarias, etc. La comida es importante, pero no le des más importancia de la necesaria. Una vez que dejas de pensar en la comida todo el tiempo, tiendes a comer menos sin que sea una lucha.

Trabaja en otras áreas de tu vida: Siéntate y haz una lista de todas las áreas de tu vida: tu carrera profesional, tu relación con tu pareja, tus relaciones con amigos y familiares, tus aficiones, etc. Una vez que tengas esta lista, elige algunas áreas en las que realmente quieras trabajar o explorar. Elige cosas que te den alegría y planea centrarte en ellas a diario. Aprendí sobre esta faceta de la pérdida de peso durante mi formación de coaching de salud en el IIN y hace poco me acordé de ella al charlar con mi amiga Abby de Eat Work Play Balanced. Es increíble cómo equilibrar estas otras áreas de tu vida te trae paz, te ayuda con el estrés y equilibra tu alimentación. Alimentación equilibrada = encontrar tu peso ideal.

Diviértete más: No dejes que la comida (o el alcohol) sean la diversión de tu vida. Por ejemplo, si lo único que te apetece después del trabajo es cenar, ¡cámbialo! La vida es mucho más que comida y comer no debería ser un pasatiempo. Encuentra algo divertido con lo que disfrutes y hazlo a menudo. La comida puede y debe ser agradable y algunas comidas son superemocionantes (sobre todo para los amantes de la gastronomía), pero también necesitas otras áreas de disfrute en tu vida.

Haz honor a tu hambre biológica: Éste proviene de la Alimentación Intuitiva y es uno de los mejores principios que se pueden poner en práctica cuando se trata de la comida. Come sólo cuando tengas hambre de verdad. Cuando lo hagas, tu cuerpo podrá enviarte señales de saciedad. Si comes cuando no tienes hambre, esas señales nunca se producirán. Esto puede ser difícil de averiguar porque en el mundo de hoy muchos de nosotros no sabemos realmente lo que se siente hambre. Tómate tu tiempo para sintonizar con tu cuerpo y empezar a respetar tu verdadera sensación de hambre.

Coma una ensalada al día del tamaño de una comida / coma más verduras: El agua y la fibra de las verduras te llenan, ayudan a regular el azúcar en sangre y te mantienen saciado mucho mejor que los carbohidratos procesados. Una forma de ingerir muchas verduras es comer una gran ensalada al día. Echa un vistazo a mi Siete ensaladas para adelgazar ebook para muchas ensaladas saludables del tamaño de una comida. Otras ideas: Añade verduras a tus huevos (prueba esta frittata o estas hueveras al horno), usa verduras de formas poco tradicionales (como la masa de pizza de coliflor o estos cuencos de fideos con col) y sustituye la pasta por verduras espiralizadas (prueba estas gambas picantes sobre pasta de fideos de calabacín o este pad thai de fideos de calabacín). Vea el viaje de pérdida de peso de mi amiga Ali a través de la espiralización. Es muy inspirador.

Muévete más: No te voy a decir que hagas ejercicio para perder peso porque, sinceramente, el 80% del aspecto de tu cuerpo depende de tu dieta, el 10% de la genética y el 10% del ejercicio, y es prácticamente imposible (y poco saludable) superar el ejercicio con una mala dieta. PERO el ejercicio ayuda a perder peso y además te hace sentir bien. Un par de cosas a tener en cuenta: Simplemente dar 10.000 pasos al día quema 500 calorías extra al día, lo que se traduce en 3.500 calorías a la semana. Si mantienes todo en tu vida igual, pero empiezas a caminar 10.000 pasos al día deberías perder alrededor de 1 libra a la semana.

Construye músculo: ¿Sabía que el tejido muscular quema más calorías que la grasa corporal, incluso en reposo? Los estudios demuestran que medio kilo de músculo quema entre 7 y 10 calorías al día, mientras que medio kilo de grasa quema entre 2 y 3. ¿Quieres ganar músculo? Añada el entrenamiento de fuerza o el levantamiento de pesas a su rutina semanal de ejercicios y asegúrese de que levanta suficiente peso para desarrollar músculo.

Bebe más agua: Está demostrado que beber mucha agua ayuda a perder peso, sobre todo si se bebe antes de las comidas. Sustituir el agua por bebidas azucaradas, como refrescos y zumos, también te ayudará a perder peso. Márcate un objetivo (como 64 onzas) e intenta alcanzar esa cantidad todos los días.

Come sin distracciones electrónicas: Comer viendo la televisión, en el ordenador o mirando el teléfono puede hacer que pierdas la noción de lo que has comido y comas en exceso. Un artículo sugiere que comer mientras estás distraído te lleva a comer un 10% más de lo que comerías si estuvieras concentrado en tu comida. Apaga esos dispositivos electrónicos y disfruta de tu comida.

Intercambia tus platos: Las raciones de tamaño normal parecen diminutas en platos grandes, lo que puede hacer que añada más comida y, en última instancia, que coma más. Utilizar platos más pequeños puede reducir la cantidad de comida hasta en un 20%. A mí me gusta usar los platos de ensalada para las comidas normales, a no ser que vaya a comer una ensalada grande, ¡entonces saco los platos llanos!

Duerma lo suficiente: Dormir poco o mal puede ralentizar la producción de leptina, la hormona que regula la saciedad, y aumentar la de grelina, la hormona del hambre. Por si fuera poco, la falta de sueño también aumenta el cortisol (la hormona del estrés), por lo que es más probable que tu cuerpo conserve energía y almacene grasa. No es lo ideal. Mantén tus hormonas equilibradas durmiendo lo suficiente. Intenta dormir al menos siete horas cada noche, pero escucha a tu cuerpo porque las necesidades de sueño de cada persona son diferentes. Lee mi artículo completo sobre los beneficios del sueño para la salud.

Cocina en casa: Las comidas de los restaurantes suelen cocinarse con más grasa, sodio y azúcar de lo que se suele consumir en casa. Las raciones también son mucho más grandes. Las investigaciones también sugieren que quienes cocinan más en casa tienden a comer menos cuando salen a cenar fuera, lo que demuestra que los hábitos saludables en la cocina se traducen en hábitos saludables cuando se sale a cenar fuera. ¿Quieres empezar a cocinar más en casa? Conozco un sitio genial para encontrar un montón de recetas saludables 😉 .

Limita el picoteo: Sé que nos han enseñado que la clave para aumentar el metabolismo es comer 5-6 comidas pequeñas a lo largo del día, pero personalmente no creo que esto funcione para todo el mundo. Picar entre horas mantiene elevados los niveles de insulina, lo que hace que el cuerpo almacene grasa más fácilmente, y la mayoría de los adultos no pican entre horas por hambre. Me he dado cuenta de que cuando pico durante el día suele ser por aburrimiento, para descansar del trabajo o porque es «hora de comer» y no porque realmente tenga hambre. Si comes comidas equilibradas y sustanciosas, deberían mantenerte saciado durante al menos 3 o 4 horas y no deberías tener hambre todo el tiempo. Dicho esto, picar entre horas está muy bien en algunos casos (por ejemplo, cuando tienes hambre o necesitas algo entre la comida y la cena, antes de un entrenamiento duro, etc.). Si eres de los que pican mucho, presta atención a tus hábitos durante unos días y comprueba si lo haces por hambre o por otras razones.

Deja el alcohol: El alcohol tiene un montón de calorías vacías, estimula el apetito y reduce las inhibiciones, por lo que es más probable que te des un capricho con alimentos poco saludables. Si quieres perder peso en serio, reducir el consumo de alcohol te será de gran ayuda, sobre todo si bebes habitualmente.

HÁBITOS SALUDABLES

Como verás, la mayoría de estos consejos son sencillos hábitos saludables que, combinados, crean un GRAN impacto. Y no te preocupes, ¡no tienes que hacerlos todos a la vez! Empieza poco a poco eligiendo algunos que te parezcan importantes y empieza a incorporarlos a tu vida diaria hasta que se conviertan en un hábito.

Fuentes: Comer distraído puede provocar un aumento de peso (harvard.edu), Beber agua ayuda a perder peso (healthline.com), Dormir puede ayudarte a perder peso (womenshealthmag.com), Picar entre horas puede frenar la pérdida de grasa y acelerar el metabolismo (huffingtonpost.com).

Autor

¡Hola! Soy Mira una amante de los viajes extremos, ¡y de la comida picante! En mi página web encontrarás un montón de recetas de todo el mundo